De la Piedad a la Solidaridad – En CURSO…(COVID BCN PROJECT)

Nada más entrar en la parroquia de Santa Anna hay que sortear montones de cajas de comida. Junto a un cuadro de la Piedad reposan decenas de paquetes de espaguetis y, al lado, en la nave central, más alimentos. En medio de todo este almacén, en bancos separados convenientemente, se acomodan todas las noches de reclusión Ibrahim, José Luis, José y Jamal. Todos sin hogar, igual que otros tres hombres que se cobijan en un piso de la parroquia y en la consigna de la entrada. En total, junto al rector de la parroquia Peio Sánchez, son ocho las personas confinadas en el templo.  

Antes del mes de marzo, Santa Anna ofrecía comida cada día para unas 150 personas. Con la pandemia del coronavirus, la parroquia sirve almuerzo, comida y cena a más de 250 personas. A través de este trabajo, el fotógrafo Jordi Cohen quiere poner en evidencia la emergencia social que se esconde tras la crisis sanitaria que estamos viviendo.

Documentary