Fet Gédé

Fet Gédé, Día de Difuntos o Día de todas las Almas.

Se celebra en Haití el 1 y 2 de noviembre. Conocido como el festival de los Antepasados, Fet Gede es el equivalente Vudú de Mardi Gras, el Día de los Muertos mexicano, y Halloween, todo en uno.Los Iwa Gédé (Baron Samedi y Maman Brigitte) son los guardianes de los cementerios y señores de lo erótico.Con sus colores violeta y negro, se presentan en el orden que les conviene, por lo que su comportamiento degenerado y procaz cambia al instante el tono de cualquier ceremonia.

Durante estos días, la gente se disfraza, sale a la calle y camina hacia los cementerios, limpia las tumbas y “alimenta” a sus muertos ancestrales con los dones de su propia mesa.En la entrada de los cementerios, una gran cruz sobre un pedestal constituye la residencia de Baron Samedi,  la cabeza de la gran familia de los Iwa Gédé. Es a él a quien uno se dirige cuando necesita una protección suplementaria y es también uno de los sitios más relevantes de las prácticas de magia y brujería. En los alrededores de la cruces ennegrecidas, adornadas con velas, calaveras y caléndulas, la gente se reune para preparar y derramar un líquido sagrado en honor de Baron.

La muchedumbre a veces es asfixiante, y a veces es difícil deambular por los alrededores de la cruz.Nunca falta la presencia del Baron y Madam Brigitte, que suelen trepar a la parte más alta de la cruz, practican la iniciación de principiantes y predicen el futuro. Hay personas poseidas por un gédé, con la clara blanqueada, que parecen cadáveres, y actúan de forma lasciva hacia los espectadores, sobre todo los extranjeros.

El uniforme de los Gédé solía componerse de color negro y lila, sombrero de copa y gafas de sol con cristales de espejo; aunque últimamente podemos obrservar como esta tradición ha venido degenerando y podemos observar la presencia de vestimentas poco formales, como camisetas y gorras deportivas.Los Gede son salvajes. Bailan al compás de las Bandas Rara, imitan el acto sexual de una manera muy evidente. Los participantes pasan el rato comportándose provocativamente, bebiendo Klevin (ron blanco), o incluso derramnado este licor en sus genitales, sin dejar de seguir el compás dela música. Algunos bailan con un bastón, conocido como bastón Gede, y muchas veces utilizan esto como signo de virilidad: están muy preocupados con la fertilidad, el sexo y la curación. Como tales, son los protectores especiales de los niños y velan por ellos para asegurarse de que se conviertan en adultos fuertes. Adultos fuertes para tener relaciones sexuales y crear más niños, por lo tanto los Gede fomentan el ciclo de la vida, la muerte y el renacimiento.Algunos brujos utilizan estos días para practicar actividades de curanderismo y podemos observar prácticas que aparentemente sanarán algunas dolencias de los practicantes.

En los peristilos (templos vudu), presentes en todo el país, hay música, baile y festejos. Los rituales suelen empezar de noche, se come , se bebe y se baila hasta bien entrada la madrugada. Comienzan con el Batir de Tambores, series de 13 golpes: todas las ceremonias se inician así. Constituyen buenas ocasiones de diversión, pues los Gédé se caracterizan por sus bailes lascivos y a menudo obscenos y sus esfuerzos por hacer reir a los participantes en las ceremonias: una forma de hacer burla a la muerte y de invitar a celebrar la vida en el mismo acto de honrar a los muertos. Es un buen momento para la iniciación  de los Voudousiant. Los Iwa poseen o “montan a los participantes”, que suelen formar corros y llevan ropa blanca. Ser poseido es el elemento fundamental de una ceremonia Vudú. Entrada la madrugada suele empezar el sacrificio de animales.Este reportaje ha sido realizado durante los dias 1 y 2 de noviembre de 2008. Las fotos han sido tomadas en el Cementerio Principal de Port-Au-Prince,  en el Cmenterio de Brouillard (Cité Soleil) y en un Peristilo Familiar en los alrededores de Port-Au-Prince.

Documentary, Street Photography, Travel